Como besar

Como besar

Como besar

Técnicas para besar

El beso es una de las muestras de amor, pasión y deseo más importante que se conocen. Los humanos nos besamos cuando queremos saludar a alguien o cuando queremos demostrar nuestro cariño o amor a nuestra pareja.

Aquí te dejamos algunas técnicas de como besar a tu pareja:

Rompe la barrera del beso Si te sientes valiente, toma la iniciativa con un pequeño beso en la mano o en la mejilla. Si la otra persona se ve interesada, es probable que sea seguro proceder con un beso en la boca.

Debes de mantener tus labios suaves. Procura mantener tu boca levemente separada y suave, para asi transmitir un sentido de apertura.

Empieza a dar unos cuantos besos suaves. Comienza despacio con besos suaves y tranquilos y procura evitar la lengua y los dientes solo por ahora. Si tu pareja se ve receptiva, puedes proseguir con un beso al puro estilo francés.

Debes de tener en cuenta el nivel de saliva, por lo que tendrás que medirte. En lo que no quieres que piense tu pareja es en cachorros babeando. Deberás evitar este pensamiento tragando el exceso de saliva de manera ocasional. Si te das cuenta de que tus labios están un poco mojados, sepárate un poco y discretamente trae la saliva de nuevo a tu boca.

Labios de candado. Si tus besos iniciales sido muy bien,  pues intenta unos labios de candado, lo que te puede llevar a besos mucho más cercanos y es un excelente  preparación para un beso francés. Solo se trata de encajar o apilar tus labios con los suyos. El orden sería algo así:
• Tu labio inferior
• El labio inferior de tu pareja
• Tu labio superior
• El labio superior de tu pareja

• Al inicio, poner el labio inferior de tu pareja entre los tuyos es tu apuesta más segura. Muchas personas tienen el labio inferior más grande que el superior, haciendo más sencillo el tomarlo suavemente con tus labios.

Tienes que asegurarte de respirar. Lo mas correcto sería respirar suavemente a través de tu nariz mientras estás besando. Si no es posible, sepárate por un instante para recuperar el aliento.

También puedes utilizar tus manos. Coloca tus manos suavemente en los hombros o cintura de tu pareja. Eleva a otro nivel la intimidad acercando a tu pareja hacia ti.

• Pon tus manos a los lados de su rostro, usando tus pulgares para acariciar sus mejillas, o pon una mano debajo de su mentón e inclínala un poco hacia arriba.
• Otro movimiento muy sensual es poner ambas manos alrededor de la parte de atrás de la cabeza de tu pareja y enredarlas en su cabello, tirando muy suavemente.

Intenta utilizar tu lengua. Una vez que ya están los labios encajados con tu pareja, con su labio inferior entre los tuyos, suavemente pasa la punta de tu lengua sobre él. Si logras moverla suavemente,  seria mucho mejor.

• Fíjate cómo responde tu pareja. Si presiona más cerca o te regresa el gesto, probablemente tienes la posibilidad de aumentar la intensidad del beso. Si tu pareja se aleja, probablemente es mejor regresar la lengua por ahora y seguir usando solo los labios.

Procura variarle. No te sientas obligado a mantener una actividad de lengua intensa y por mucho tiempo. Varía entre suave y fuerte, despacio y rápido, profundo y superficial. Incluso puedes volver a solo usar los labios por unos minutos.

• Alternar tu técnica puede permitirle a tu pareja adivinar qué sigue ahora. Mantener este sentido de sorpresa y espontaneidad te ayudará a evitar que tus besos se vuelvan cíclicos y predecibles.

Suavemente puedes darle pequeños mordiscos a los labios de tu pareja. Los dientes no son un elemento necesario para besar, pero dar un pequeño mordisco a sus labios puede introducir otro elemento inesperado. Unos puntos a tomar en cuenta son:

• Mantén la presión lo más ligera posible. Recuerda que intentas dar un mordisco suave, no arrancarle el labio.
• Muévete lentamente. Otra vez, procura hacerlo muy sutilmente para prevenir un accidente y que lastimes el labio de tu pareja.
• Cuando tengan los labios como candado, coloca tus dientes sobre el labio inferior de tu pareja y lentamente tira de él hacia atrás hasta que tus dientes estén al final del labio. Pausa por un momento, luego prosigue con el beso normalmente.

Dale un gran aumento a la intensidad con pausas ocasionales. Aléjate de tu pareja por un momento mírala a los ojos, dile algo ligeramente al oído, o simplemente recuperar el aliento.

• En lugar de detener la acción, esos pequeños momentos pueden hacer que besarse sea más íntimo. Le da a tu pareja la sensación de que la ves como persona completa, y no solo como un objeto para besar